Amargo sueco, el gran remedio medicinal

Amargo sueco, el gran remedio medicinal

0
Compartir

Historia del amargo sueco o hierbas suecas de Maria Treben

La fórmula sueca Bitters original se cree que se remonta a la antigua Babilonia y Egipto, pero se atribuyó primero a Paracelso, un médico suizo del Renacimiento, botánico, alquimista, astrólogo y ocultista en general.

La receta circula desde toda la Edad Media hasta el siglo XVIII, cuando Jonathan Samst un médico sueco estudió las fórmulas tradicionales y fijó la mezcla de hierbas que hoy conocemos como Amargo sueco o hierbas suecas de Maria Treben.

La botánica austriaca María Treben impulsó la receta. La experta en plantas medicinales austríaca, redescubrió el producto a comienzos del siglo XX, debido a unas experiencias personales, después de una época en que cayó en el olvido debido al avance de los fármacos de síntesis química. Treben, fallecida en 1991, publicó dos libros que se hicieron famosos y siguen vendiéndose actualmente. Uno de sus libros se llama: salud de la botica del señor.

Ella utilizó los remedios tradicionales europeos e inventó sus propias recetas, así como remedios curativos tradicionales como el amargo sueco que consideraba una panacea en la curación.

Este preparado medicinal tiene en su composición 12 plantas medicinales naturales. Aunque la receta original data desde la antigüedad, en la actualidad la composición varía algo, adaptándose a la perfección a los requerimientos de las mujeres y hombres actuales.

Aloe Vera.
 Azafrán.
 Hojas de Sen.
 Alcanfor.
 Mirra.
 Raíz de Ruibarbo.
 Maná.
 Teriaca veneciana.
 Cedoaria o cúrcuma cedoaria.
 Angélica.
 Carlina.

Hay que destacar que tiene un sabor muy amargo.

El sabor amargo de las plantas medicinales estimula la secreción de la saliva y la formación así como la composición del jugo gástrico que interviene en la metabolización de los alimentos. Cuando lo tomas y llega al estómago la mucosa gástrica aumenta la producción de ácido, facilitando la digestión de las grasas y estimulando el hígado en su funcionamiento.
Y es que esta mezcla de plantas medicinales sirve para la digestión y fomentar una mejor secreción del jugo gástrico, mejorando todo lo relacionado con el proceso digestivo.

Contraindicaciones

La diarrea y las úlceras estomacales son las principales contraindicaciones. También es importante que eviten su uso las personas que padezcan alergia a una de las plantas o hierbas indicadas en su composición.

Puede aplicarse de forma externa o bien tomarlo, es decir, como remedio medicinal de uso tópico o bien para ingerir una infusión.
Los efectos de las hierbas suecas hacen que sirva para muchas cosas, pero sobre todo para el sistema digestivo del organismo humano. Después de ingerir el preparado hay un aumento de la secreción de la bilis. Así que la forma de tomar el amargo sueco es:
– Una cucharada diluida en un vaso de agua antes de las comidas.
– Tragar un cucharadita de hierbas suecas puras, sin agua.

Para todo lo relacionado con la digestión y el estómago lo más conveniente es añadir una cucharada de hierbas suecas en un vaso de agua, remover y tragar todo el líquido.
En cambio, si lo que deseas es mejorar o eliminar los síntomas de irritación de la piel y los relacionados con la psoriasis debes usar el amargo sueco sobre la piel, directamente. Para ello puedes mojar un algodón o una gasa y dar un suave masaje sobre la zona afectada.

Beneficios y usos terapéuticos

– Es bueno para todo el sistema digestivo: estomago, intestinos, páncreas, higado.
– Desinfecta y calma el tracto intestinal.
– Alivia la flatulencia, distensión abdominal, gases, cólicos y náuseas.
– Elimina de toxinas.
– Tonifica y regenera células.
– Laxante suave.
– Restaura el equilibrio natural de ácido en el estómago .
– Purifica, desinfecta y estimula la circulación sanguínea.
– Estimula la función del hígado.
– Cuando se usa externamente, alivia las inflamaciones de todo tipo. Se puede aplicar a manchas, heridas, contusiones y cicatrices.
– Previene el cáncer y ayuda a mejorar las enfermedades autoinmunes como la artritis y fibromialgia.

 

 

Compartir

Dejar una respuesta