Antidepresivos naturales

Antidepresivos naturales

0
Compartir

Un dato impactante y preocupante confirma que aproximadamente 120 millones de personas en todo el mundo padecen algún tipo de depresión. Los síntomas depresivos afectan más a las mujeres.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) ha estimado que la depresión puede convertirse en la segunda enfermedad más grave para el año 2020.

Los antidepresivos son uno de los medicamentos más prescritos, han demostrado ser útiles en algunos casos, pero en otra multitud de casos no han funcionado corrigiendo el problema, y deberían de utilizarse exclusivamente cuando sea necesario y de forma aislada, ya que los estudios muestran que los antidepresivos pueden causar una larga lista de efectos secundarios.

No obstante, la depresión es un problema multifactorial. Se puede producir por los problemas de sueño, estilo de vida, falta de ejercicio, deficiencias nutricionales, inflamación en el cuerpo, desequilibrios hormonales, estrés, preocupaciones y la toxicidad ambiental.

La mayoría de las investigaciones se han centrado en el folato o ácido fólico, B6 y vitamina B12 porque esas vitaminas se encuentran muy poco en las personas con depresión.

Afortunadamente, la naturaleza nos proporciona “un botiquín medicinal” para ayudarnos a través de plantas antidepresivas naturales, aminoácidos y ácidos grasos.

Antidepresivos naturales

Hipérico
Esta planta también se la conoce como hierba de san juan, es una hierba empleada tradicionalmente como antiinflamatorio en dolores musculares leves, pero también es útil en caso de depresión.

Gingko Biloba
Es una planta que ayuda a combatir la depresión. El extracto de gingko biloba aumenta los niveles de serotonina, conocida como la hormona del humor o la felicidad.

Los ácidos grasos omega 3
Las grasas buenas son muy beneficiosas para la salud cerebral.

Vitamina C
Los alimentos que contienen una gran cantidad de esta vitamina sirven para reducir los niveles de vanadio, un mineral importante que suele ser estar relacionado con la depresión bipolar.

Triptófano
Se trata de un aminoácido clave que hace una función de relajante natural y antidepresivo. Es precursor de la serotonina y la melatonina, la hormona del sueño.
Los frutos secos, el pescado azul, los vegetales verdes y el huevo contienen bastante triptófano. Además tenemos disponibles suplementos de triptófano.

Varios estudios realizados demuestran que funciona tan bien para la depresión como algunos antidepresivos. Algunos estudios afirman que una gran variedad de trastornos se han correlacionado con niveles bajos de triptófano.
Además de la depresión, el triptófano tiene valor terapéutico para el TDAH (Trastorno por Déficit de Atención e Hiperactividad), el insomnio, la ansiedad, el trastorno bipolar, el TOC (Trastorno Obsesivo Compulsivo), la esquizofrenia y el trastorno afectivo estacional.

Kava
Actúa aumentando el nivel de la relajante GABA química del cerebro.
Si padeces depresión junto con estrés o ansiedad, kava puede ser el suplemento que te puede ayudar. Kava es especialmente útil para las mujeres menopáusicas que están deprimidas y ansiosas. Y a diferencia de la terapia de reemplazo hormonal, el kava no interrumpirá los niveles de estrógeno.

Rhodiola
Es una planta cuyo principal beneficio es incrementar la serotonina y la dopamina en el cerebro, potenciando la resistencia mental y física en situaciones de fatiga mental.

Magnesio
Si el desánimo es agudo, conviene asegurarse de que no tenemos falta de magnesio, cuya carencia puede provocar estrés, insomnio o desequilibrio emocional, además de otras muchas patologías.
Las semillas de cacao, es uno de los mejores alimentos antidepresivos.

Actividad física
Realiza actividades deportivas o de ocio, si es posible en el campo o cerca de mar, como por ejemplo, senderismo por la naturaleza.

La actividad física aumenta el flujo sanguíneo al cerebro y le manda más oxígeno y nutrientes a la vez que se eliminan toxinas y desechos metabólicos.
También estimula la formación de nuevas células cerebrales y una mayor conectividad entre las áreas del cerebro. Alivia la depresión.

Yoga y meditación
Un equipo de investigación de la Universidad Johns Hopkins analizó más de 18.000 estudios sobre la meditación con Mindfulness.
Concluyeron que sus mejores usos fueron para la depresión, la ansiedad y el manejo del dolor, pero que sus beneficios se extendieron a trastornos mentales de todo tipo, incluyendo trastorno de ansiedad generalizada, trastorno de pánico, agorafobia, ansiedad social y adicciones.

La meditación aumenta la serotonina y GABA, mientras reduce la hormona del estrés denominada cortisol, que contribuye significativamente a la depresión. La meditación reduce el diálogo negativo interior, a menudo un problema para cualquier persona con un trastorno del estado de ánimo.

La depresión también responde favorablemente al yoga y la acupuntura.

Aprende a respirar
Pocas personas respiran desde el diafragma, y en su lugar toman respiraciones cortas y sin control que contribuyen a la respuesta al estrés del cuerpo.
El empleo de técnicas de respiración adecuadas reduce la ansiedad y la depresión.

Otros consejos
Bailar, escuchar música agradable, ver películas de risas o programas de comedia también ayudan a reducir los síntomas depresivos.

Elimina lo más rápido posible de tu mente los pensamientos negativos, automáticamente piensa positivo para revertir esa situación, piensa en algo que te produzca alegría, satisfacción o felicidad, además distánciate de las personas que te hacen sentir mal o te causan muchas preocupaciones.

Una buena nutrición es fundamental, la salud depende del intestino, la relación entre el intestino y el cerebro es máxima. Entre el 70% y 75% de los neurotransmisores se encuentran en el aparato digestivo (intestino)

Tener un nivel óptimo de vitamina D: Tomar la luz solar 20 minutos al día.

Consulta a un profesional o terapeuta antes de tomar las plantas medicinales, ya que podrían ser contradictorias con algunos medicamentos.

Compartir

Dejar una respuesta