Inicio Temas de Salud Datos que no conocías de tu intestino

Datos que no conocías de tu intestino

0

Seguramente el intestino no fue la primera opción que consideraste para recuperar la salud y muchos desconocen que también en este órgano tenemos millones de neuronas, por eso desde unos años muchos lo apodan «el segundo cerebro».

La función de nuestro sistema digestivo va mucho más allá de simplemente procesar la comida que ingerimos. Es más, se podría usar para el tratamiento de cualquier enfermedad.

Aquí te presento algunos datos sorprendentes sobre nuestro «segundo cerebro»

A diferencia de cualquier otro órgano de nuestro cuerpo, nuestro intestino puede funcionar solo. Tiene su propia autonomía para tomar decisiones, no necesita que el cerebro le diga qué hacer.

Lo que gobierna al intestino es el sistema nervioso entérico (SNE), que es una «sucursal» del sistema nervioso autónomo, encargada de controlar directamente el aparato digestivo.
Ese sistema nervioso se extiende por el tejido que reviste el estómago y el sistema digestivo, y tiene sus propios circuitos neuronales.
Aunque funciona independientemente del Sistema Nervioso Central (SNC), se comunica con él a través de los sistemas simpático y parasimpático.

El 70% de las células de nuestro sistema inmune vive en el intestino.

Alrededor del 50% de las heces son bacterias. Muchas de esas bacterias son buenas y por eso los trasplantes de heces pueden ser una forma de tratamiento vital pata algunos enfermos con un microbioma intestinal debilitado.

En nuestro intestino viven trillones de bichitos, a los que les gustan y prosperan con alimentos distintos.
Estos supuestos microbios son clave para la digestión porque su actividad le permite a nuestro cuerpo absorber ciertos nutrientes de los alimentos.

Cuanto mejor sea la calidad de los nutrientes, más diverso el microbioma. Se aconseja una dieta con un porcentaje; vegetariana ecológica 85% y un 15% de productos de origen animal.

Si tienes problemas intestinales, «algo clave que necesitas hacer es observar cuánto estrés tienes». Tu intestino está asociado a tus niveles de estrés y tu estado de ánimo.

Así que «desestresarse es muy, muy importante», ya que la mayoría de la serotonina del cuerpo, se estima que en torno al 80% o 90%, se encuentra en el tracto gastrointestinal.

La serotonina es un neurotransmisor que afecta a muchas funciones corporales, como el peristaltismo intestinal. También está asociada a muchos trastornos psiquiátricos. Su concentración puede verse reducida por el estrés e influye en el estado de ánimo, la ansiedad y la felicidad.
Varios estudios con humanos y animales han mostrado evidencias de diferencias en el microbioma intestinal de los pacientes con trastornos mentales como la depresión.

Así pues, si piensas que un alimento es perjudicial o no deberías comer, sentirás que te hace daño.
Es cierto que hay unos intestinos más sensibles que otros, pero según las investigaciones recientes sugieren que si le tienes miedo a una comida en particular y la comes, puedes físicamente desarrollar síntomas.

Consejos generales para mejorar tu salud digestiva

– Sigue una dieta equilibrada con nutrientes de calidad para diversificar el microbioma intestinal.

– Reduce el nivel de estrés y ansiedad, puedes hacer meditación, deporte, mindfulness o yoga.

– Evita el alcohol, la cafeína, los azucares, los fritos, los lácteos procedentes de la vaca, los edulcorantes artificiales, las bebidas gaseosas, las grasas hidrogenadas, la carne de cerdo. Casi toda la comida procesada.

– Intenta dormir mejor: el descanso es fundamental, un estudio demostró que si cambias o interrumpes el reloj biológico alterando tus patrones de sueño, también interrumpes el de los microbios de tu intestino.

 

Óscar Fernández García, Especialista en Medicina Alternativa y Autor de los Libros: La Biblia de la Medicina Natural, El Negocio de la Enfermedad y la Semilla Anticáncer.

 

Libro disponible: www.edicionesarcanas.es

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here