Inicio Temas de Salud El juzgado da la razón a Stevigran para comercializar Stevia.

El juzgado da la razón a Stevigran para comercializar Stevia.

0

La hoja de Stevia pura es una planta medicinal muy beneficiosa para cuidar nuestra salud. Esta planta de forma natural intenta aguantar las dificultades impuestas por los grupos de presión de las azucareras. La industria del azúcar intenta bloquear al edulcorante saludable.

En España, se abre un nuevo camino de esperanza. Se hizo justica con algunas de las empresas que han sido sancionadas por la comercialización de Stevia. En artículos anteriores explique en que situación se encontraba la prohibición de Stevia en hojas, me refiero de forma pura, es decir, como alimento, sin manipulación industrial.

Es vergonzoso la actitud por parte de los organismos de regulación de alimentos y consejerías de salud. Se había prohibido la Stevia, pero no se prohíbe el tabaco o refrescos azucarados, aparte de otros productos usados como alimentos, que podrían provocar cáncer, obesidad, diabetes y etc.

04_coca_cola

La Stevia está considerada beneficiosa para el tratamiento de la obesidad y la hipertensión arterial, adecuada para diabéticos porque regula los niveles de insulina y glucosa, según diferentes estudios. Su nombre científico es ‘stevia rebaudiana bertoni’, planta de la familia de las asteráceas, que produce un glucósido capaz de endulzar 300 veces más que el azúcar refinado.

2tarro_232x202

El Juzgado de lo Contencioso Administrativo número 4 de Granada ha anulado la sanción impuesta por la Consejería de Salud de la Junta de Andalucía a la empresa granadina Stevigran, por la utilización de la hoja ‘stevia’, un edulcorante sustitutivo del azúcar. La sentencia judicial, con fecha del pasado día 10, a la que ha tenido acceso el periódico EL MUNDO, estima las alegaciones de la empresa y se apoya en la legislación y jurisprudencia de países de la Unión Europea para establecer que la ‘stevia’ es un alimento que se consumía con anterioridad a 1997, año en que entró en vigor el reglamento comunitario que fijó que los productos nuevos deben de solicitar a las autoridades sanitarias permiso para el consumo y comercialización.

La Consejería había sancionado en un principio a Stevigran con 5.000 euros de multa, que rebajó -tras recurso de la empresa- a 3.001. La empresa granadina recurrió en los tribunales contra esta sanción por «una infracción grave», prevista en la Ley de Salud Pública de Andalucía por la «promoción o venta» para uso alimentario o «la utilización o tenencia» de aditivos «o sustancias extrañas» cuyo uso no esté autorizado por la normativa vigente en la elaboración de un producto para el mercado alimenticio, aunque no signifique riesgo directo para la salud de los consumidores.

La empresa alegaba que no existe causa de sanción, ya que se comercializó la hoja de ‘stevia rebaudiana’ como «de uso general», apuntando además su amplia utilización internacional para concluir que no tiene la consideración de nuevo alimento. En este sentido, los representantes de Stevigran aportaron los antecedentes, normativa y jurisprudencia acerca de la elaboración y comercialización de productos derivados de la ‘stevia’ en Europa, invocando jurisprudencia europea que acredita que el consumo de esta hoja seca «no es nuevo alimento en los términos del Reglamento comunitario, puesto que su consumo ha sido probado suficientemente antes de su entrada en vigor», en mayo de 1997, según sentencias de tribunales alemanes.

El Tribunal de Justicia de la Unión Europea (TJUE), en abril de 2011, instó a las autoridades sanitarias de cada Estado miembro a comprobar si un producto con características parecidas a las del caso constituye un alimento o ingrediente alimentario nuevo. En este escenario, la sentencia proclama que «es claro que el producto está autorizado en otros países de la Unión Europea y aunque admite que el pronunciamiento de tribunales nacionales de países miembros de la UE no vincula a la jurisdicción contencioso administrativa española, concluye que el fallo «no puede ser distinto al de las sentencias de los tribunales alemanes invocadas por la parte recurrente».

 

Fuente

El periódico el mundo

 

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here