¿Qué medicamentos engordan?

¿Qué medicamentos engordan?

0
Compartir

Algunos medicamentos pueden contribuir al sobrepeso en la población cuando se consumen a medio o largo plazo, durante varias semanas o meses. Este tipo de fármacos comunes recetados podrían aumentar el peso de los pacientes en un intervalo entre 3 y 7 kilos de peso corporal.

Con la ayuda de la dieta y la actividad física se puede limitar el aumento de peso que podrían provocar estos medicamentos.

Entre los medicamentos que podrían aumentar el peso corporal están los antihistamínicos, antidepresivos, anticonceptivos, hipertensivos y corticoides.

Medicamentos antihistamínicos: bloquean la acción de la histamina, causante de los síntomas de alergia. Su consumo a medio y largo plazo, como medicamento de larga duración provoca aumento de peso, sobre todo en la mujer, ya que la histamina reduce el apetito y los antihistamínicos contrarrestan ese efecto.

Medicamentos antidepresivos: los antidepresivos tricíclicos como la imipramina (Tofranil) u otros como la fluoxetina (Prozac), la mirtazapina, la paroxetina; y antipsicóticos como la olanzapina (Zyprexa), el risperidol (Risperdal), la clorpromazina.

Además de los medicamentos que normalmente se utilizan para las migrañas, entre otros, sí que engordan; no obstante, pero existe un efecto reversible, es decir, cuando se deja el tratamiento se puede perder el peso.

Los métodos anticonceptivos: algunos anticonceptivos hormonales provocan aumento de peso porque aumentan el apetito. Otros lo hacen por retención de líquidos. Los anticonceptivos con bajas dosis hormonales tienen menos riesgo y aún menos los que no requieren hormonas, como el DIU.

Medicamentos para la hipertensión: los betabloqueantes y los bloqueantes de receptores de angiotensina (BRA) provocan aumento de peso. Un estudio publicado en Cell Reports ha comprobado por ejemplo que los BRA reducen el metabolismo.
Una investigación reveló que, entre más de 11.400 adultos con hipertensión o diabetes, los pacientes tratados con betabloqueantes pesaban más y tenían un perímetro de cintura mayor que el resto.

Según el informe, era debido a que estos medicamentos aumentaban la posibilidad de ganar peso porque reducían el gasto calórico; después de una comida, los que consumían betabloqueantes quemaban entre un 30 y un 50% menos de calorías y grasa que los que recibían otros fármacos. Además, el doctor Paul Lee, del Hospital St. Vincent de Sidney y autor principal del estudio, apuntaba que los betabloqueantes también contribuían a la disminución de la actividad física porque reducen la frecuencia cardíaca y aceleran la sensación de cansancio.

Medicamentos con corticoides: este tipo de medicación son utilizados por su potente acción como antiinflamatorio, se emplean en el asma, urticarias, enfermedades reumáticas y autoinmunes, etc. Tomarlos durante varias semanas o meses puede contribuir al aumento de peso corporal.

Compartir

Dejar una respuesta