”Nuevos alimentos insanos”, el acuerdo entre la UE y el CETA entrará...

”Nuevos alimentos insanos”, el acuerdo entre la UE y el CETA entrará en vigor

0
Compartir

El día 21 de septiembre ha entrado en vigor el acuerdo ‘’comercial insano’’ entre la Unión Europea y el CETA (Canadá). Muchos alimentos que antes eran prohibidos por la UE serán comercializados, este acuerdo llega de forma provisional, solo falta que algunos países lo ratifiquen. http://ec.europa.eu/trade/policy/in-focus/ceta/index_es.htm

Por el contrario, algunos medios informativos y organismos de regulación de la Unión Europea afirman que no habrá ningún problema para los consumidores, ya que los alimentos serán etiquetados y seguirán teniendo la actual normativa de seguridad alimentaria.

Con el tratado de libre comercio entre ambos continentes se aumentara el crecimiento económico muy elevado por parte de algunas multinacionales y países de la UE,  pero en esta globalización nos podemos olvidar: unos ganan y otros pierden.

La salud económica de algunas medianas y pequeñas empresas de Europa está en peligro.

Un acuerdo provisional ejecutado sin zanjar sus partes polémicas. 
Pues bien, el 90% de sus normativas se comenzarán a aplicar sin que el acuerdo haya sido ratificado por muchos de los parlamentos de los Estados miembros. Bélgica ha recurrido el sistema de arbitraje ante el Tribunal de Justicia de la Unión Europea y países como la Francia del ”gran capitalista Macron”, han encargado estudios sobre sus posibles riesgos antes de votarlo.
Algunos de los gobiernos han aprobado la aplicación del tratado entre los continentes, por lo tanto, no se protege a la población de los posibles problemas que pudieran causar algunos de los productos insanos que próximamente serán comercializados.

La polémica continua, colectivos ecologistas y la campaña “No al TTIP, CETA y TISA” siguen denunciando las graves consecuencias que puede tener la puesta en marcha de un tratado de libre comercio que podría rebajar los estándares de control y calidad de los productos y servicios que vienen de Canadá.

Estos son algunos de los alimentos que podrían encontrarse dentro de muy poco tiempo en nuestros menús diarios.

La carne clorada
Las regulaciones canadienses permiten que la carne de vaca y pollo sea lavada y procesada con agua clorada, algo que está prohibido en la UE. Este proceso consiste en utilizar agua con cloro y otros químicos para limpiar la carne al final del proceso de producción. Podría ser perjudicial para el consumidor.

Fármacos de crecimiento en la carne
Uno de los secretos de esa industria alimentaria de superproducción se encuentra en los fármacos y hormonas de crecimiento. Uno de ellos es la ractopamina, un fármaco beta-agonista que estimula el crecimiento y que está prohibido en 160 países, incluidos los de la UE, debido a la preocupación acerca de su impacto en la salud humana. En Canadá está permitida y utilizada como droga veterinaria que se inyecta al ganado bovino, cerdos y pavos. El estimulante es inyectado antes del sacrificio por lo que los niveles de residuo permanecen en el alimento.

Alimentos genéticamente modificados (transgénicos)
La UE permite un porcentaje muy bajo de material modificado genéticamente (OGM) en variedades que no estén aprobadas, pero en Canadá la cosa es diferente. Canadá es uno de los tres grandes productores de alimento transgénicos del mundo. La UE obliga a etiquetar cualquier producto que haya sido modificado genéticamente (conteniendo más del 0,9% de ingredientes provenientes de organismos genéticamente modificados). En cambio, en Canadá, no se requiere un etiquetado obligatorio, solo voluntario. No olvidemos que España es el país de Europa donde más se cultivan transgénicos, pero luego tienen normativas en su consumo a nivel Europeo. España es una colonia para las grandes compañías de organismos genéticamente modificados.

La UE no utiliza los cultivos transgénicos para el consumo humano directo, excepto el maíz y soja, están permitidos en la alimentación animal, y la soja transgénica canadiense es ampliamente utilizada en la UE. El aceite de colza, el maíz, soja y remolacha azucarera modificada genéticamente canadiense, son otros de los alimentos que podrían llegar a nuestros platos sin pasar los controles que, hasta ahora, se exigen la UE. En fin, las multinacionales de los transgénicos van a salir muy beneficiadas con este acuerdo. Pronto llegará como gran novedad el salmón transgénico aprobado por la FDA.

Además también llegaran a Europa algunos colorantes utilizados en los alimentos que son prohibidos en algunos estados.

Compartir

Dejar una respuesta