Inicio Temas de Salud El sistema linfático, ¿es la otra sangre?

El sistema linfático, ¿es la otra sangre?

0

La linfa, junto a los vasos y ganglios linfáticos forman parte del sistema linfático, es una parte muy importante de nuestro sistema inmune. La linfa proviene vaciando el exceso de liquido que sale de los vasos sanguíneos, al espacio intercelular, cuyo equilibrio es necesario para la nutrición de las células, para que estas puedan alimentarse, los nutrientes se desplazan por este liquido que concentra lo que entra en la célula y lo que esta eliminará.

La linfa es uno de los grandes desconocidos de nuestro cuerpo. Los nutrientes de nuestra sangre alimentan a nuestras células con oxigeno, vitaminas y minerales, etc.

La linfa está formada principalmente por agua, pero también contiene proteínas, grasas, restos de células muertas, de bacterias, de células malignas y otras células que recoge a través de su recorrido por el cuerpo.

La linfa se depura y es filtrada en los ganglios linfáticos, vuelve a la circulación general. El sistema linfático, esta formado por órganos y vasos linfáticos, esta última devuelve la linfa a la circulación sanguínea, cuando termina la fase de depuración.

Los vasos están repartidos por todo el cuerpo, siendo su ubicación más importante en el cuello, axilas e ingles.

Los órganos linfáticos son la médula ósea, amígdalas, el timo y el bazo.

El sistema linfático tiene las funciones, de la devolución de la sangre, proteínas que han salido de su circuito junto con liquido intersticial acumulado. Además protege al cuerpo de la entrada de sustancias dañinas. Los linfocitos del intestino absorben los lípidos alimenticios del aparato digestivo.

Diferencias entre la linfa y la sangre

Tiene menos glóbulos blancos que la sangre, no tienen glóbulos rojos ni plaquetas. Es de color amarillento. Contiene grasa que llega de la absorción intestinal.

¿Como se limpia el sistema linfático?

  • Modifica la dieta y tus hábitos
  • Elimina el consumo de la carne roja y grasas
  • Reduce el consumo de los lácteos y harina
  • Consume frecuentemente fruta, vegetales verdes, semillas y legumbres.
  • Bebe bastante agua
  • Utiliza desodorante y productos de cosmética natural
  • Realiza actividad física
  • Practica yoga
  • Acude a un terapeuta especializado en quiromasaje
  • Realiza ejercicios de respiración profunda
  • Baños de agua caliente
  • La acupuntura es muy beneficiosa

 

 

 

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here