La Asociación Española de Pediatría recibe dinero de empresas de alimentación y...

La Asociación Española de Pediatría recibe dinero de empresas de alimentación y farmacéuticas

0
Compartir

Algunas multinacionales de la alimentación y de los medicamentos pagaron a la Asociación Española de Pediatría (AEP) alrededor de 2,3 millones de euros entre 2013 y 2017. A cambio, la Asociación autorizó a estos fabricantes usar su logotipo en el envase y en los reclamos publicitarios de productos destinados al sector infantil. La mayor parte de estos ingresos citados provenía de empresas que comercializan productos azucarados y grasas hidrogenadas.

Esta práctica podría ser un claro ejemplo de conflicto de interés, de momento, solo ha sido criticada o protestada por diferentes profesionales, que consideran que las marcas usan de manera inadecuada este y otros logos de organizaciones sanitarias. Quienes compran estos productos pueden entender estos sellos de manera equívoca, como una recomendación saludable, cuando en realidad se trata de productos insanos que podrían provocar patologías a los niños.

La industria alimentaria con marcas como Dinosaurus o TostaRica, (Artiach, Cuétara), o los cereales azucarados Chocapic (Nestlé) pudieron reflejar el logotipo de la Asociación Española de pediatría (AEP) en sus envases durante los últimos cinco años gracias a diferentes acuerdos comerciales con el organismo sanitario, quien ingreso cantidades económicas por valor de 332.000 euros en el año 2013 y los 633.000 euros de 2016.

En el año 2016, la Asociación Española de Pediatría hizo público un informe de transparencia redactado por la consultora E&Y, antes Ernst & Young. En aquel documento se desglosaba la partida de ingresos sobre las autorizaciones para el uso del logotipo durante al año previo.

No obstante, la Asociación Española de Pediatría había ingresado más de medio millón de euros por este servicio.

La industria alimentaria es la que más aporta, pagó 289.500 euros para poder imprimir en sus envoltorios que colaboraban con la Asociación Española de pediatría. La industria de los productos de puericultura y cuidados infantiles fue el segundo que más aportó, durante aquel año, pagó 221.000 euros por la autorización para usar las siglas de la AEP.

También, la industria farmacéutica aparece como otro principal donante, con 181.223 euros, seguida de la industria de la alimentación y bebidas, con 38.000 euros. Al menos esto es lo que aparece en el informe de transparencia, ya que la memoria económica del mismo año solo recoge 30.000 euros en donaciones.

Otra gran fuente de ingresos de la Asociación; es a través de la publicidad en su revista Anales de Pediatría. En 2015, la AEP recibió 194.750 euros. De este modo, al considerarse una revista científica para un público especializado en el ámbito de la salud, cabe destacar que más del 50% de la inversión en publicidad salieron de las cuentas de los departamentos de marketing de la industria alimentaria y de bebidas.
Además, con las aportaciones económicas de las farmacéuticas y el negocio de la puericultura completaron el resto del espacio publicitario de la revista.

A pesar de ser una asociación denominada sin ánimo de lucro y supuestamente dedicar buena parte de su presupuesto a tareas de divulgación o formación en salud, este modelo de ingresos está involucrado en un posible conflicto de interés a gran escala.

El caso que más impacto fue en 2015. Durante aquel año, un grupo de profesionales dedicados a la nutrición emprendieron una fuerte movilización en sus blogs y redes sociales contra la presencia del sello de la AEP en productos comestibles repletos de azúcar y grasas hidrogenadas. Esta divulgación crítica por parte de los nutricionistas y otros profesionales consiguió llegar a los medios de comunicación.

Hoy en día, las galletas Tostarica o los cereales Chocapic ya no poseen el sello de la AEP, pero este sello sigue apareciendo en otros productos alimentarios que no son sanos, como los lácteos Mi Primer Danone.

El exceso de azúcares es uno de los principales causantes  de los problemas de salud que padecen los niños.

Imágenes de sinazucar.org

”Los congresos de pediatría son financiados por las empresas que comercializan alimentación insana’’

Así pues, La Asociación Española de pediatría sigue manteniendo también acuerdos con este tipo de empresas a la hora de organizar sus congresos anuales. Marcas de alimentación industrial infantil como Nestlè o Danone y laboratorios farmacéuticos como GSK o Novartis patrocinan desde hace años esta cita anual.

Sin ir más lejos, el año pasado estuvieron presentes marcas de alimentación como Artiach, Danone, Hero, Nestlé, Nutribén y Ordesa. Entre los laboratorios farmacéuticos: Astrazeneca, Novartis, Pfizer, GSK o Johnson & Johnson y Dodot.

 

fuentes

www.elsaltodiario.com

https://mammalia.info/diversos-ejemplos-del-conflicto-de-intereses-entre-la-asociacion-espanola-de-pediatria-y-la-industria-de-alimentos-infantiles/

Compartir

Dejar una respuesta